Elaine Martins Alabando en el Presidio

lunes, 1 de noviembre de 2010

SUCESOS EN LA CÁRCEL DE SABANETA:

Un celular originó la reyerta en Sabaneta
Texto: A. Bastidas/ J. Dovale

Foto: Ibrahim Barrios
A 4 ascendió la cifra de muertos en el penal. Decomisaron un fusil R15, 63 teléfonos, drogas y alcohol.
La disputa entre los internos de las áreas de Reeducación y Máxima de la Cárcel Nacional de Maracaibo (Sabaneta) por un teléfono celular fue lo que originó la reyerta que dejó cuatro reclusos muertos y 22 heridos, el pasado domingo en la noche.
Así lo informó ayer, el comisario Jairo Araujo, jefe de la subdelegación Maracaibo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).
Un interno de la “Máxima” entregó un celular a otro recluso del área de Reeducación sin pedirle permiso al cabecilla o “pram”.
“Al pram del área de ‘Máxima’ no le gustó que se llevaran ese teléfono y, por ende se armó todo el problema. Su banda fue a buscar el móvil y eso, lamentablemente, desencadenó esta tragedia”, detalló Jairo Araujo.
En el violento enfrentamiento fallecieron los reclusos Alexander José Aguirre González, de 31 años; Eudi José Paredes Cerpa, de 29, y William de Jesús Martínez Díaz, de 30.
Se conoció que el cuarto recluso que falleció apenas fue identificado como “Henry El Chivo”, porque era oriundo del Sur del Lago. Murió a las 11:30 de la noche del pasado domingo en el Hospital General del Sur. Los demás heridos, según el Cicpc, se encuentran estables.
La reyerta originó que un contingente de 250 funcionarios, adscritos al Destacamento 35 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), comandados por el coronel Ludwing Pálima Cisneros, ingresara ayer en la mañana al penal a realizar una requisa para desarmar a los reos.
Desde muy temprano, más de 100 personas se apostaron en las afueras del recinto para tener noticias de sus familiares. Cargaban una lista, escrita a mano en una hoja blanca, en la que se leían los nombres de al menos 20 heridos.
Eloísa Lugo, de 40 años, gritaba alarmada: “Tengo a mi hermano en el área de Reeducación y no sé nada de él. Estoy angustiada. No nos han traído noticias, es desesperante”.
A media mañana, la directora de la cárcel de Sabaneta, Meira Guerrero, se asomó para calmar los ánimos, bastante caldeados, de los parientes que esperaban afuera del penal.
“Los internos están bien. Se encuentran, ahora, en el área de la cancha, les estamos garantizando sus derechos. Está presente la Fiscalía 75, en materia penitenciaria del Ministerio Publico, jueces de ejecución de sentencia, la Defensoría del Pueblo y gente de los Derechos Humanos”, indicó la directora.
Guerrero dijo que la reyerta comenzó por “conflictos internos de los que hasta ahora tenemos pocos detalles, rivalidad entre ambas áreas, no queremos víctimas y por eso la presencia de la GNB”.
La directora del penal informó que actualmente hay en la cárcel 2.700 internos. Hoy habrá visita en la cárcel para que los parientes “constaten que todos están bien”.
“Habrá ciertas sanciones disciplinarias, serán suspendidas dos visitas, pero aún no tenemos establecidas las fechas, probablemente sea este jueves y el martes de la otra semana”, arrojó Guerrero.
La directora del penal aseguró, el pasado 24 de septiembre, sobre el uso de celulares por parte de los internos: “No me consta, no sé, no los he visto, éso es lo que dice la gente en la calle, pero a mí no me consta”.
A las 10:55 am de este lunes culminó la primera requisa, que se efectuó en el área de Reeducación y, 45 minutos más tarde, el coronel Luis Prato Mancilla, segundo comandante y jefe del Estado Mayor del Core 3 de la GNB, ofreció el primer balance de lo decomisado a los reos.
Los militares ingresaron, con armas largas y chalecos antibalas, al área de Máxima, llamada ahora Rehabilitación, pese a los gritos de los parientes de los reclusos, quienes gritaban, desde afuera, que no entraran a revisar.
Sobre los fallecidos, el comisario Jairo Araujo detalló que Eudi Paredes entró por homicidio calificado y estaba penado a 25 años de cárcel, por órdenes del Juzgado Segundo de Ejecución de Barinas.
Alexander Aguirre entró a Sabaneta por aprovechamiento de las cosas provenientes del delito y robo agravado de vehículo, por el Juzgado 4º de Ejecución del Zulia. Estaba penado a 7 años de prisión. Sobre los otros abatidos no ofreció detalles.

CRISTO TE AMA

BURBUJAS DE BENDICIONES

GRACIAS POR TU VISITA